TRUCO CASERO PARA CORONAR UN CAÑON...

Por Qkpmax



Al menos de pequeño calibre, y más que una corona, una coronita. Pero lo suficientemente válida para dar precisión al cañón.
Para nuestra misión necesitamos:
- Un taladro...
- Un tornillo de bronce de cabeza alomada.
- Pasta de esmerilar válvulas (se usa en automoción para rectificar válvulas y sus asientos en los motores )
- Un cañón sin corona..

La teoría:

 

Para realizar una corona lo que mejor va es un torno, pero no todo el mundo dispone de uno. A veces el torno tampoco es la mejor herramienta para hacer o corregir una corona, ya que el agujero no tiene porque estar centrado en la barra de metal que forma el cañón, o dependiendo del arma, no nos es posible separar el cañón de la camara de potencia, como en las carabinas de cañon fijo, o de la pieza que sirve de bisagra en las de quebrar... Este método nos permite hacer o modificar una corona sin desmontar el cañón, o sin tener un torno. Con una herramienta esférica podremos trabajar en el agujero del cañon sin perder el centro, para ello usaremos un tornillo de cabeza alomada (son los que la cabeza es redonda, con el corte en en centro para el destornillador) de un diámetro de unos 4 mm el tornillo, la cabeza unos 6 mm, y para que se coma el acero le pondremos pasta de esmerilar válvulas que lentamente con ayuda del taladro y nuestra paciencia le fabricaremos una corona.

 

 

 

La práctica:

 

Yo en este caso, en vez de usar un tornillo de bronce, he usado una pieza de una maquina que curiosamente, me va al pelo, es un vástago con una bola de acero en la punta...Pero el resto del proceso es el mismo. Taponamos con un poco de algodón en la boca del cañón para evitar que entre pasta de esmerilar dentro.

 

 

Colocamos el tornillo en el taladro, ponemos la pasta en la punta y a darle vueltas. Hay que vigilar de poner el taladro lo mas recto posible respeto al cañón. Es mejor ir dando impulsos al taladro para que no coja demasiadas revoluciones, y ir añadiendo pasta y visualizar el estado de nuestro trabajo muy a menudo, no nos pasemos, y de paso también evitamos un calentamiento excesivo. Solo con el ruido que escuchamos al hacer girar el taladro, ya sabemos si actuá correctamente la pasta, tiene que ir chirriando lentamente, cada vez más, a medida que el angulo de la corona aumenta y hay mas superficie de rozamiento.

 

 

Y cuando acabamos pues limpiamos todo a fondo, extraemos el algodon y comprobamos con una linterna y un palito de esos con algodón, que el estriado termina por igual y sin rebabas. Si hay rebabas se nos enganchara el algodón y hará hilillos. Si eso ocurre es por que falta aún coronar más el cañón

Antes:

 

 

Después:

 

 

 

---

Otro ejemplo de trabajo en la corona es el que hice con este sistema en el cañón de la Hatsan AT44.

Como podéis ver la corona existente era muy tosca e imperfecta. Con la prueba del palito de algodón, se nos deshilachaba cuando rozábamos el borde del cañón. Las agrupaciones que conseguía con ella a 40 mtrs eran así:

 

 

 

Para esta ocasión use un tornillo de bronce y un taladro de pie. Pero la técnica es la misma, taponamos el agujero del cañón para evitar que entre nada dentro, ponemos pasta de esmeril, el tornillo en el taladro como si fuera una broca y a darle vueltas. El resultado es una corona mejor... Y por increíble que parezca, las agrupaciones también mejoran, el tirador... NO.

 

 

 

---

mailto:[email protected]
 

VOVER AL INICIO